¿Por qué elevamos la voz y usamos diminutivos para dirigirnos a personas mayores que no presentan deterioro cognitivo alguno? La imagen estereotipada del colectivo de mayores no sólo no facilita la comunicación intergeneracional, puede contribuir a su aislamiento e influir en su autoestima, como se apunta en el programa de RNE Respuestas de la ciencia dedicado al elderspeak o habla infantilizadora

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) afirma que proporcionar un trato adecuado dignifica la vejez, enriquece nuestra sociedad, favorece la autonomía al evitar situaciones de dependencia innecesarias y reduce el malestar y la frustración que a veces presentan las personas mayores ante situaciones cotidianas.

Para la presidenta de la Sociedad Valenciana de Geriatría y Gerontología (SVGG), Sacremento Pinazo Hernándis, el buen trato a las personas mayores tanto en el ámbito comunitario como en el institucional implica respeto. Experta en envejecimiento activo y relaciones intergeneracionales, Pinazo recomienda evitar el infantilismo y las etiquetas abuelos o viejos, entre otros pautas.

“Hay que hablarles como a cualquier otra persona, de usted o de tú, como prefieran; nunca llamarles jovencita o Juanito a no ser que nos lo pidan. No hablar de ellos como grupo: no todos son abuelos,” apunta la gerontóloga, que participa en el acto de graduación de la I Promoción del Máster en Gerontología y Salud de la Universidad Miguel Hernández de Elche.