Los programas intergeneracionales (PI) son formas de intercambio de recursos, experiencias y aprendizaje entre las generaciones más mayores y más jóvenes que reportan beneficios individuales y sociales. Para Sally Newman y Mariano Sánchez, constituyen un instrumento adecuado para alentar y fortalecer relaciones solidarias entre las generaciones y, en interacción con los procesos de envejecimiento, pueden constituir una de las bases sobre las que construir el camino hacia una sociedad para todas las edades.

Los PI son cada vez más frecuentes. La experta en envejecimiento activo y relaciones intergeneracionales Sacramento Pinazo afirma que tienen numerosos y diversos beneficios para jóvenes, mayores y comunidad. Entre ellos, enriquecer los vínculos y el conocimiento mutuo, contribuir a reducir el edadismo y mejorar la imagen social de las personas mayores.